Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

    WMS: una herramienta imprescindible para tu negocio

    ¿Cómo puedo elegir las herramientas más adecuadas para mi negocio? Es un hecho irrefutable que todas las ideas que se llevan a cabo necesitan de una herramienta, o un grupo de estas, para lograrlo; no obstante, la selección adecuada de los medios y los elementos para un buen desempeño estratégico es casi imposible si partimos desde la ignorancia o el desconocimiento.

    WMS son las siglas de “Warehouse Management System”, o por su traducción; “Sistema de Gestión de Almacenes”, una solución innovadora respaldada por tecnología enfocada en la gestión operativa de un almacén. Se trata de una herramienta que nos acompaña en la cotidianidad de una empresa, facilitando la eficiencia del control sobre el inventario y permitiéndonos una amplia perspectiva sobre los recursos que se convierten en nuestra primera necesidad. 

    Dentro de una buena gestión de cualquier negocio o empresa, es imprescindible conocer los valores en existencia de los productos que vuelven posible la correcta operación en general. Así, un sistema de gestión de almacenes o un WMS nos permite mantener actualizados estos controles imprescindibles pero, para lograrlo eficazmente, deberá integrarse a cada una de las actividades, sectores o movimientos de una empresa para que el sistema tenga una relación directa con lo que podríamos denominar “materia prima”. Al lograr este funcionamiento, tendremos un rastreo de cada producto desde su recepción, paradero, e incluso; distribución o la forma en la que ha sido empleado. 

    ¿Qué es un WMS y cuáles con sus características?

    Un WMS es una herramienta que nos permite identificar o focalizar las crisis u oportunidades presentes en el mercado, incluso haciendo posible que podamos prevenirnos ante cualquier escenario. Hay que recordar que la antelación de necesidades y la resolución de problemas extraordinarios siempre serán características necesarias para la supervivencia de una empresa. El WMS funciona como un acelerador de las tareas de operación, una innovación en la mano de obra que se verá reflejado en la reducción de costos, una clara optimización del almacenamiento, visibilidad total del inventario; además de contar con herramientas que podrán facilitarnos el proceso de facturación, nos ayuda a seleccionar el método más adecuado para los procesos que utilizamos en la movilidad del producto, y mejorará la relación que la empresa mantiene con sus clientes y respectivos proveedores.

    Un sistema WMS es una herramienta intuitiva, ya que con ella somos capaces de automatizar actividades, pues será este software el encargado de realizar el cálculo que nos permitirá determinar en tiempo real el flujo que está teniendo el inventario. Además, podremos programar tareas con la finalidad de obtener un proceso de control ágil y optimizado.

    ¿Cómo elegir el WMS correcto para mi negocio?

    Para responder esta pregunta esencial, primero debemos aclarar otra cuestión: ¿qué tipos de WMS existen? La respuesta es sencilla; podemos resumirlos en tres.

    WMS basado en la nube

    Los WMS basados en la nube funcionan principalmente a través de la red; son online, y surgen de un modelo SaaS o “software as a service”. Tendrán la capacidad de adaptación ante empresas de cualquier magnitud, ya que la oferta de módulos que presenta son elegibles según la necesidad y lograrán cubrir incluso el paso del tiempo. Los WMS basados en la nube tienen su alojamiento en la nube del fabricante, por esta razón es innecesaria la adquisición de un hardware específico o el uso de ciertos servidores, siendo un sistema de fácil uso y acceso. Además, el que el sistema se encuentre alojado en la nube del fabricante hace posible la reducción de costes de infraestructura, automatizando sus actualizaciones y facilitando su uso en diferentes dispositivos.

    Módulos de la cadena de suministro

    Este sistema WMS busca centrarse en la necesidad de la cadena de suministro, así que será evidente mencionar que sus módulos servirán para la contribución de la innovación y automatización de diversos sectores, además de ser capaz de realizar un seguimiento en tiempo real del ciclo del inventario. Esta herramienta podrá analizar posibles riesgos, incluso llegándolos a asociar a los proveedores responsables.

    Los módulos de cadena de suministro también son ideales para todo tipo de empresas, siendo imprescindible si lo que se busca es la evasión de retrasos dentro del itinerario de las entregas o un faltante de materiales dentro de momentos críticos. 

    La automatización reduce el error humano, siendo este sistema una atractiva oportunidad de optimización sobre el control del inventario.

    WMS con ERP integrado

    Enterprise Resource Planning, también conocido por sus siglas como ERP, se trata de un programa enfocado para la correcta gestión de los recursos de un negocio, emprendimiento o empresa, siendo capaz de amparar sectores como: recursos humanos, finanzas, contabilidad o ventas. El programa es especifico a la hora de adaptación a las necesidades de la operación.

    Al ser una WMS con ERP integrado, contamos con los beneficios anteriormente mencionados respecto a la gestión de un almacén, optimizando las tareas y centralizándolas en la unidad de una base de datos, siendo accesible desde múltiples dispositivos.

    Como hemos mencionado desde un inicio, el conocimiento de nuestras necesidades serán fundamentales para llevar nuestro negocio al nivel de gestión anhelado; así, los datos son imprescindibles para la toma de decisiones. Desde los datos o la analítica que ha ido arrojando la operación de tu organización podrás y deberás comprender las problemáticas que pretenderás resolver con un WMS, además del alcance que le solicitarás a dicho sistema.

    Y; ¿qué problemáticas podremos resolver con un WMS? En realidad, la problemática será toda aquella área de oportunidad u oportunidad de mejora que logres identificar en la operación de tu inventario o almacén. Las ineficiencias de la gestión que llevas actualmente en tu negocio se manifestarán en la propia operación, entorpeciendo el flujo de las actividades cotidianas. Si el personal ha necesitado incurrir a resoluciones inmediatas, de urgencia, o medidas adicionales para una tarea; ese será el foco de alerta que deberá llamar tu atención.

    Lograrás elegir tu WMS ideal siempre que conozcas tu negocio, ya que, cuando los proveedores pertinentes de dichos sistemas demanden información de este, el detalle de la naturaleza de la operación, las características de esta, la demanda dentro de ciertos períodos de tiempo, las problemáticas que has sabido identificar, entre otros; será de vital importancia para que el proveedor pueda cubrir las necesidades de tu almacén con satisfacción. 

    La parte más importante de seleccionar un WMS será tu capacidad de comunicar las expectativas que tienes tras su adquisición. Busca la innovación y llévala a tu negocio, los resultados serán más gratificantes de lo que aquí podríamos detallar.

    Comparte:

    Más Artículos

    Comparte:

    × ¿Cómo puedo ayudarte?