Articles
New consumer needs that will define the future of fulfillment

Todos hemos sido testigos de los cambios que, a lo largo de un año, ha dejado la crisis de Covid-19 en el mundo. A nivel de consumo, han sido ampliamente reportados el crecimiento del e-commerce y la alta demanda de productos de salud e higiene, que durante la primera ola de contagios llegó a provocar desabastecimiento temporal e incluso, a nivel de comercio internacional, falta de contenedores marítimos por falta de suministros. ¿Cómo influyen estos cambios de hábitos de consumo en el futuro del fulfillment?

Debido al prolongado confinamiento, ha incrementado la demanda de comodidad, inmediatez y simplicidad por parte de los consumidores al momento de adquirir sus productos. De acuerdo a Statista, la entrega a domicilio, los precios bajos y la disponibilidad rápida son los factores que más influyen actualmente en las decisiones de compra.

Todos estos cambios en el comportamiento de los consumidores han llevado a una transformación no solo de las marcas de retail; también, han creado tendencias que marcan la evolución en el sector de transporte y logística:

  • Soluciones logísticas flexibles. Más que nunca, se vuelve relevante conocer los hábitos del consumidor a través de la gestión de datos y análisis predictivo, con el fin de ofrecer las mejores opciones de entrega y seguimiento en tiempo real del pedido.
  • Automatización. La automatización también será otra de las tendencias logísticas 2021, particularmente en cuanto al picking, ya que cada vez es más relevante que esta tarea se lleve a cabo sin errores y con la más alta calidad.
  • Microhubs logísticos. Las pequeñas instalaciones logísticas dentro de las grandes ciudades para realizar la última milla, son parte del nuevo modelo de distribución urbana, los microhubs son ya la nueva solución para mejorar la congestión del tráfico en las ciudades y la calidad del aire.
  • Logística sostenible. La logística colaborativa y la omnicanalidad también serán tendencia. Tanto la fiabilidad, como la puntualidad en las entregas serán fundamentales para fabricantes y proveedores, además de considerar los factores del medio ambiente. Es decir, estaremos moviéndonos hacia una logística sostenible y optimizada.
  • Regulaciones más exigentes. Se prevé que las regulaciones sean más exigentes en cuanto a los tiempos de descanso, los impuestos sobre el combustible, así como las emisiones. En México, las nuevas normas de etiquetado en las importaciones también están cambiando las reglas del juego. Todo esto tendrá una afectación directa, por lo que las empresas deberán adaptarse para cumplir con las regulaciones.